sábado, 22 de mayo de 2010

mi primera vez

Una sensación no muy habitual en mí recorrió todo mi cuerpo. Una mezcla entre nervios y...quizás miedo. Muchos nervios. Me habían dicho de todo un poco: que me iba a doler al principio, que hay que ir poco a poco...pero que merecería la pena. Que después esos nervios se traducirían en gozo. Que después ese dolor desaparecería y se traduciría en placer por la vida. Que ese poco a poco pasaría a un mundo nuevo de sensaciones que haría que nunca, jamás echase de menos la situación anterior.

Y tenían razón. Hoy, por fin, me han quitado la venda. Después de tantos años sin ver por culpa de algo llamado ceguera congénita, pudieron operarme. No sé cómo, pensé que era inoperable. Pero lo han hecho. Y ahora sé cómo es la vida. Nací hace 24 años, pero ésta es mi primera vez en el mundo.

2 comentarios:

  1. Historia no apta para mentes perversas...

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes. hoy es el primer día del resto de tu vida.

    ResponderEliminar